Comparte nuestro contenido

FELIPE HENRÍQUEZ RAGLIANTI

La semana que recién pasó y con motivo de la visita del Presidente Sebastián Piñera a nuestra Región de Aysén, la Gobernadora Regional Andrea Macías Palma, realizó un análisis respecto al cumplimiento de compromisos y las fuentes de financiamiento utilizadas para lograr dichas obras y programas, dando un gran énfasis en lo ultimo y la importancia que en esto toma el Fondo Nacional de Desarrollo Regional.

Es probable que para burócratas, agentes del estado (entre los cuales me cuento por el ejercicio de estos últimos años como autoridad política) este sea un tema muy atendible, quizá necesario de conversar y considerar para lograr de manera colaborativa acercar mayores recursos a nuestra región en favor del desarrollo, pero creo firmemente que al ciudadano común, le da lo mismo el origen de los recursos cuando el resultado son obras o programas de apoyo concreto. La discusión que propone la Gobernadora es atendible en oficinas y para coordinaciones políticas regionales, pero al vecino de a pie no le interesa, porque en verdad no tiene por que entender de siglas y tecnicismos. Si no logramos llegar a la gente con información que les sirva, solo la mareamos con tecnicismos y desprestigiamos la labor de servicio público, debemos entender que fuera del sector público hay un gran mundo con sus propias necesidades y es a eso a lo que se debe enfocar la gestión, el estado al servicio de las personas.

Espero que en el nuevo Gobierno la Gobernadora Regional tenga mayor capacidad para promover reuniones políticas y alianzas para avanzar en estos asuntos y su tiempo con la comunidad lo dedique para atender las necesidades, pues aun habiendo recursos sectoriales y regionales (que dicho sea de paso todos vienen de la misma recaudación, ósea de lo que aportamos todos los contribuyentes), siguen siendo muchas. De esa forma pueda atender todas esas demandas que existen y logre cubrir ese costo de oportunidad que menciona, para lo cual se requiere además de recursos la capacidad de gestión y ejecución, que espero que tengan por el bien de la región y el desarrollo del país y en lo cual seguiremos dispuestos a colaborar desde la función privada o la acción civil organizada.

Ahora, no obstante lo anterior y reconociendo que liderando regionalmente la cartera de Agricultura, dimos inicio a los siete programas comprometidos en plan de gobierno, todos ellos con un importante aporte del fondo regional y por lo visto con una correcta focalización (la mayoría de ellos fue aprobado por la misma Gobernadora cuando ejercía como Consejera), es bueno además destacar que entre otras acciones hemos logrado:


– Apalancar importantes recursos de CONADI, que mediante convenios nos han permitido regularizar derechos de agua, diseñar y ejecutar proyectos de riego en toda la región.


– Poner en marcha un programa de fortalecimiento para la Comunidad de Aguas de Chile Chico, financiado con recursos de la Comisión Nacional de Riego por 200 millones de pesos, el cual fue diseñado en conjunto con los dirigentes de la organización.


– Aumentar el presupuesto para concursos regionales de la Comisión Nacional de Riego, pasando de los 300 millones históricos a más de 1.000 millones en estos últimos años.


– Aumentar la colocación de recursos nacionales de proyectos de la Fundación para la Innovación Agraria, acercando además este servicio con un profesional que por primera vez en la historia atiende desde la misma región.


– Apalancado recursos de Elige Vivir Sano y otras fuentes para involucrar al Ministerio de Agricultura en programas de ayuda social a familias vulnerables.


– Apalancado recursos para mejorar infraestructura, generando con ello mejoras en las condiciones de trabajo de funcionarios, pero además contratación de empresas que mediante esto han dinamizado la economía local.


– Dotado de funcionarios profesionales en localidades rurales que históricamente no tenían presencia de algunos servicios, promoviendo de esta forma desarrollo rural.


– Focalizado recursos de servicios para atender de forma efectiva problemáticas de impacto regional, como la situación sanitaria del huemul, para lo cual hemos intervenido y manejado la especie y atendido rebaños de pobladores de zonas aledañas a las áreas silvestres protegidas. Además, hemos abierto espacios a la sociedad civil, generado alianzas con universidades e incentivado el trabajo colaborativo, logrando resultados destacables.


– Fomentado alianzas publico privadas, para aportar a familias rurales y atender temas como la generación de circuitos de acceso universal en áreas silvestres.


– Apalancado recursos desde SUBDERE para cofinanciar programas y obras, entre ellos caminos intraprediales y la infraestructura publica en Parque Nacional Patagonia, sector Jeinimeni.


– Apalancado recursos del Fondo de Emergencia Transitorio para reforestación y restauración ecológica de zonas afectadas por incendio, manejo de plantaciones de pequeños productores, logrando con esto positivo impacto en lo ambiental y en lo económico.


– Ejecutar un tremendo esfuerzo para la focalización y correcta distribución de las ayudas sociales destinadas por el Gobierno, para asegurar que cubran a toda la población rural.


– Podría seguir, pero daría lata, por eso dejo solo una muestra.

Espero entonces, que ese ímpetu se mantenga y que el foco se ponga en lo futuro en la generación de alianzas para lograr más y mejores obras y programas para la región.
Cumplimos a pesar de las dificultades políticas, sanitarias y económicas, trabajando con todos los funcionarios y usuarios, sin distinción ni sesgos. Ahora a partir de marzo vamos a verlos a ustedes correr y no se preocupen, por que en ves de zancadillas, de nosotros recibirán un respaldo, por el bien de Chile y de los Chilenos. No importa el color del gato, importa que cace ratones.

Especial reconocimiento requiere la puesta en escena de la Gobernadora Regional, que con pizarra y plumón en mano me recordó a un comentarista de futbol que analizaba jugadas de igual manera frente a la cámara.


Comparte nuestro contenido