Comparte nuestro contenido

Proyecto financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Regional 6% Medio Ambiente y ejecutado por un equipo de profesionales de la Universidad Austral de Chile, Campus Patagonia.

El Programa de Biorremediación del Campus Patagonia UACh, impulsó la iniciativa denominada “Conociendo el humedal de Puerto Guadal”, la que tuvo como principal directriz generar conciencia sobre la importancia de los humedales del Lago General Carrera a través de la observación de sus factores bióticos y abióticos, es decir cuál es el papel fundamental que tienen en la formación de los ecosistemas.

El término humedal se refiere a toda área terrestre que está saturada o inundada de agua de manera estacional o permanente, donde la importancia de estos sistemas radica en que se les consideran como reguladores de funciones ecológicas fundamentales en los regímenes hídricos y como hábitat de una fauna y flora, característica especialmente de aves acuáticas (Davis et al., 1996). Para las aves estos sistemas ofrecen los recursos suficientes para su alimentación y sitios de reproducción, pero también tienen un impacto evolutivo en sus estrategias de vida (Weller,1999) llegando a presentar adaptaciones anatómicas y fisiológicas de este rico hábitat.

Es por este motivo que el proyecto consideró actividades relacionadas a la educación ambiental en la localidad de Puerto Guadal, ubicado a orillas del Lago General Carrera, también conocido como Lago Chelenko, donde en primera instancia se realizaron actividades en terreno abiertas a la comunidad, durante el mes de diciembre, para observar diversos organismos presentes en el humedal.

Magdalena Márquez, Bióloga Marina y coordinadora del proyecto, comentó que con el equipo de la UACh, reconocieron que, como la zona de humedales adyacentes al Lago General Carrera en Puerto Guadal no se considera como humedal urbano, queda fuera de la regulación impuesta por la Ley de Humedales Urbanos promulgada el 16 de enero 2020, por lo que es sumamente necesario mantener un monitoreo constante de las zonas de alta importancia y fragilidad, con el fin de mantener estos sistemas que forman parte importante de la cuenca del lago.

“Creemos que la educación ambiental es muy importante para que se reconozca los humedales como sistemas estratégicos en la conservación del medio”, agregó la profesional.

El inventario nacional de humedales, realizado mediante imágenes LANSAT, muestra toda la orilla del Lago General Carrera como un gran humedal, algunas zonas son clasificadas como humedales urbanos mientras que otras no, estas últimas quedan a la deriva de la legislación que las protege a pesar de estar cerca de sitios poblados y en constante crecimiento.

En esta línea y considerando que las localidades alrededor del Lago General Carrera generan fuentes difusas de contaminación debido a la urbanización, cambios de uso de suelo y el creciente aumento en el uso de los recursos naturales con fines económicos, es necesario generar un monitoreo continuo en los humedales lacustres de este gran cuerpo de agua, debido a los beneficios y servicios eco sistémicos que presenta un humedal, con el fin de mantener la calidad de las aguas para la mantención de especies hidrobiológicas de alto valor para la conservación, protegiendo la calidad de agua para producción de agua potable y riego, evitando la fragmentación y degradación de hábitat.

El proyecto además, desarrolló un trabajo en conjunto con la Escuela Libertador Bernardo O’Higgins de Puerto Guadal, realizando actividades para buscar, ver y reconocer aves y macro invertebrados, para luego estudiarlos en el laboratorio del establecimiento educacional. Uno de los resultados principales fue el catastro de organismos presentes en el humedal y un modelo de trabajo de educación ambiental replicable en otras zonas con estas características alrededor del Lago General Carrera.

Cabe destacar que durante las jornadas en terreno se realizaron actividades en relación a la recolección de basura en el humedal trabajando conceptos relacionados con las tramas tróficas, evolución y contaminación. Al final de la última actividad se hizo entrega de un monocular, un microscopio digital y 5 lupas de bolsillo al establecimiento, material que complementará al ya entregado por el proyecto «Ciencia en tu mochila», idea que fue desarrollada con fondos del Ministerio de Ciencias y Tecnología, por el equipo de “Descubriendo Cochrane”.


Comparte nuestro contenido