Comparte nuestro contenido

La confianza de los chilenos hacia la labor de la Convención Constitucional llegó a mínimos de aprobación pública desde su instalación en Julio de 2021de acuerdo a distintos sondeos de opinión pública. Nos enfrentamos a un proceso de decisiones en el mes de Septiembre que marcaran la hoja de ruta de Chile. Frente a lo anterior, la ambigüedad no tiene espacio sobre lo que viene mucho menos desde los actores políticos y sociales.

Mi voto es de Rechazo porque es una Constitución que divide a los chilenos, desde la perspectiva territorial y en tipos de personas. Una sociedad segmentada solo profundiza las diferencias y nuestra diversidad siempre debe ser la riqueza.

 Rechazo porque se divide la justicia según nuestro origen; se divide entre hombres y mujeres; se divide entre etnias y territorios.

Rechazo porque es una Constitución redactada por personas poco preparadas y sin experiencia.

Rechazo porque es la Constitución más larga del mundo con artículos incoherentes entre sí.

Rechazo porque porque esta nueva Constitución propone la creación de numerosos puestos laborales para los políticos. Quien los financiara? Definitivamente, esta propuesta de Constitución ha sido pensada en la clase política y no en las personas.

Rechazo porque esta Constitución debilita a las fuerzas policiales cuando el gran problema de Chile es la inseguridad, la delincuencia y el terrorismo. Sobre lo último, el terrorismo no se condena como violación a los derechos humanos, y tampoco se regula la migración.

Rechazo porque la Nueva Constitución no garantiza un sistema de seguridades, todo lo contrario, el fondo de esta propuesta indica que no somos dueños de nuestros ahorros.

Rechazo porque en el ámbito de la vivienda tenemos garantizado el derecho, pero no hay garantías de acceso a una casa propia.

Rechazo porque en el ámbito de la salud se propone restringir la libertad a elegir el sistema. Todos vamos a tener derecho a salud, pero solo en el sector público.

Rechazo porque se garantiza el derecho a la Educación, pero se restringe el derecho de los padres a educar a sus hijos.

Rechazo porque es una Constitución que construye escenarios inciertos para la inversión, afectando a los emprendedores y obstaculizando la fuerza laboral. Lamentable realidad que se acentúa en zonas que dependen del Estado como Aysén.

Rechazo porque esta Constitución genera numerosas trabas al desarrollo de importantes vocaciones productivas para Chile, tales como la Minería y la Pesca. No lo digo yo, lo dicen los trabajadores del rubro.

Rechazo porque se nos propone un sistema político con un Congreso Unicameral depositando un excesivo poder a la Cámara de Diputados.

En resumen, esta propuesta de Nueva Constitución lo establece todo, pero no garantiza nada. En Septiembre somos muchos los que rechazamos el cuestionado trabajo de la Convención Constitucional, pero creemos firmemente en impulsar un proceso de transformaciones porque Chile ha cambiado y se deben propiciar caminos de unidad.-


Comparte nuestro contenido