Comparte nuestro contenido

Apostando por un sistema de gobernanza permanente en materia de ciencia, el
proyecto Nodo Ciencia Austral convocó una nueva sesión del Comité de
Coordinación Macrozonal, integrado por representantes de universidades, centros de
investigación, gobiernos regionales y ONG de las regiones australes: Aysén,
Magallanes y la Antártida chilena.
El trabajo colaborativo entre actores que integran el ecosistema científico-tecnológico será
el sello para el segundo año del proyecto Nodo Ciencia Austral, iniciativa ejecutada por la
Universidad de Magallanes, la Universidad de Aysén, el Instituto Antártico Chileno (INACH)
y el Centro de Investigación en Ecosistemas de la Patagonia (CIEP), con financiamiento de
la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID).
De esta manera, en una nueva sesión del Comité de Coordinación Macrozonal, se
presentaron los avances de la Hoja de Ruta que continúa en proceso de construcción, en
miras a contar con una planificación macrozonal en materia de ciencia, tecnología,
conocimiento e innovación hacia el año 2030. Así también, el Director del proyecto, Dr.
Juan Carlos Aravena, destacó que el Nodo contará con un nuevo financiamiento de ANID
para trabajar en torno a tres ejes de acción con el firme propósito de robustecer el
ecosistema de CTCI de las regiones de Aysén, Magallanes y la Antártica Chilena. El primer
eje es el diseño de un sistema de gobernanza que contrarreste el problema de
fragmentación y fomente la articulación de los actores en la Macrozona. El segundo apunta
a desarrollar el concepto de ciencia abierta para democratizar el acceso a la información
científica, con actividades que buscan construir capital social e incrementar el impacto
territorial. El tercer foco de trabajo consiste en fortalecer las capacidades de gestión de
iniciativas científicas, a través de la elaboración de una cartera de proyectos priorizados
según los resultados de la Hoja de Ruta.
Para asumir estos desafíos, Aravena destacó la importancia de consolidar esta instancia de
diálogo y trabajo participativo que se realiza mensualmente en forma virtual y con
representatividad del sector público y privado de ambas regiones australes. “Esta última
reunión del Comité de Coordinación Macrozonal es el inicio de una nueva fase del Nodo,
con el reforzamiento del nuevo proyecto que empezamos este año, más la coordinación con
el nuevo Nodo de Laboratorios Naturales Subantárticos. La reunión fue básicamente
informativa para hacerles saber a nuestros colegas del CCM de esta nueva fase e invitarlos
a participar en ella. Esto permitirá reforzar el sistema de gobernanza que estamos
proponiendo para la Macrozona Austral”, comentó el investigador.
Esta sesión del Comité contó con la participación del Delegado Presidencial Regional de
Aysén, Rodrigo Araya, quien anteriormente formaba parte de esta instancia como Consejero
Regional. “Para el rol actual que cumplo como Delegado Presidencial el tema de este
proyecto sigue siendo importante, por lo tanto es muy trascendente el que estemos al tanto
y que podamos aportar en todo lo que corresponde desde los sectores de nuestras
seremias y ministerios, para que efectivamente podamos lograr un avance en ciencia en la
región de Aysén”, señaló en el encuentro.
Desafíos 2022: Encuesta ciudadana y colaboración inter-nodos
Durante la jornada de trabajo, se presentaron las novedades del proyecto, destacando el
lanzamiento de la primera Encuesta Ciudadana de Prioridades para el desarrollo de la
Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación, que se está aplicando para todos los y las
habitantes de las regiones de Aysén, Magallanes y la Antártica Chilena, y cuyos resultados
servirán de insumo para la construcción participativa de la Hoja de Ruta.
Además, se llevó a cabo la presentación de los objetivos y etapas de un nuevo proyecto: el
Nodo Laboratorios Naturales Subantárticos, iniciativa que lidera la Dra. Laura Sánchez
Jardón. Se dio a conocer la propuesta de trabajo articulado entre nodos, para continuar
impulsando el desarrollo científico de las regiones australes. “Con este nuevo Nodo, vamos
a fortalecer la investigación científica pertinente con la diversidad biológica y cultural de los
territorios de Aysén y Magallanes. Se trata de un esfuerzo de varias instituciones por
aumentar el impacto socio ambiental y económico de las actividades de ciencia, tecnología,
conocimiento e innovación, que se realizan en la macro zona austral del país. Durante este
año, estaremos trabajando en la definición del concepto, los sitios prioritarios y diseñaremos
instrumentos de planificación y gobernanza, a través del diálogo con la comunidad y en
forma articulada con el Nodo Ciencia Austral”, señaló la investigadora de la Universidad de
Magallanes.
De esta manera, los proyectos Nodo Ciencia Austral y Nodo Laboratorios Naturales
Subantárticos continúan adelante con sus objetivos de trabajo colaborativo, buscando
consolidar el Comité de Coordinación Macrozonal con nuevos actores del ecosistema
científico-tecnológico local.


Comparte nuestro contenido