Comparte nuestro contenido

Los vecinos manifiestan que no se han cumplido los plazos de ejecución y cuestionan el rol de Vialidad. “Encontramos poco compromiso de parte de la autoridad regional de Vialidad, ya que los acuerdos no tienen mucho sentido porque se cambian constantemente las fechas y no se cumplen”.

Por su parte, las autoridades comunales aluden a una responsabilidad técnica y política ante la falta de solución a una problemática que afecta a muchos pobladores del sector rural.

Hace un año que los pobladores que viven a orillas del río Baker no cuentan con la balsa Baker, medio fundamental para atravesar el río y conectarse con sus predios, trasladar insumos y extraer los productos generados en los campos, entre otros impactos negativos que han debido afrontar, mientras se realiza la reposición de las torres y cableado de la balsa.

Y es que la ejecución de las obras presenta un importante retraso, debiéndose postergar en varias ocasiones la fecha de entrega del medio de transporte.

Rodrigo Barros, Presidente de la Junta Vecinal de Colonia Norte, comunidad usuaria, expresó el sentir de sus vecinos que ven lejana una solución a sus problemas de conectividad.

 “Transmitir la molestia e indignación de los vecinos del sector. El servicio de la balsa Baker viene con constantes interrupciones, que se vio afectada de manera permanente en marzo del año pasado. Las reuniones que hemos sostenido con la Dirección de Vialidad Regional al comienzo eran bastante comprometidas, pensando en que esto ya tenía una solución con fechas establecidas. La primera fecha de entrega fue en el mes de noviembre, diciembre. Posteriormente, no se cumplieron los plazos debido a múltiples retrasos y siempre utilizando como excusa la situación de pandemia, lo que se comprende. Se hizo una nueva reunión en enero, se entregaron excusas y se fijó una nueva fecha de entrega, quedando para el 15 de este mes. Y nos encontramos con la sorpresa de que hay un nuevo retraso en una de las torres, que está en el lado del Colonia. En la última reunión se comprometieron a tener la torre lista en una semana. Aún no está lista y tampoco está el cable, que también se retrasó para fines de junio su traslado hasta la zona”.

El dirigente agregó que llevan un año sin el servicio de balsa, lo que obliga a dar una vuelta por el Sector El Manzano, más de 50 kms. por un camino que no está en buen estado. “Sumado a que son dos temporadas de verano en que la gente planifica para mover forraje, leña para el invierno, etc. Un montón de situaciones que se vuelven más complejas con esta distancia que hay que recorrer. Encontramos poco compromiso de parte de la autoridad regional de Vialidad, ya los acuerdos no tienen muchos sentido porque se cambian constantemente las fechas y no se cumplen”, afirmó.

La molestia es compartida por las autoridades locales, quienes han seguido el proceso de cerca y han promovido la búsqueda de una solución que mitigue los impactos en la vida de los vecinos del río Baker.

El alcalde de Cochrane, Jorge Calderón Núñez, lamenta que hoy los pobladores del sector no tengan una fecha clara de cuándo va a estar esta principal fuente de conectividad funcionando.

”Hay un retraso reiterado en la ejecución de las obras, compromisos que no se han cumplido. Y por lo tanto hay una pérdida de credibilidad tanto con la empresa como con la dirección de Vialidad dado que solamente se conocen excusas y excusas, lamentos y lamentos y no hay fecha clara de cuándo va a entrar en funcionamiento este medio de conectividad de los pobladores del sector”.

La autoridad comunal apuntó a la responsabilidad que le cabe a las autoridades competentes. “Aquí claramente hay una responsabilidad que es técnica y también hay una responsabilidad política, yo lamento que las autoridades de gobierno no se estén haciendo cargo de esta problemática. Algo que hemos expuesto en distintas oportunidades y que incluso pusimos en conocimiento al propio Presidente de la República cuando estuvo de visita en la comuna. Lamentablemente esta situación no ha tenido respuesta. No tenemos hoy autoridades que estén dando la cara y que estén transmitiendo a los pobladores las soluciones que se van a implementar producto de los reiterados retrasos”.

Una opinión similar tiene el Concejal de la comuna de Cochrane, Jaime Reyes Velásquez, quien recordó que en una presentación realizada ante el Concejo municipal “la Dirección Regional de Vialidad fue clara y enfática en señalar que la balsa estaría en funcionamiento a fines de febrero del presente año. La preocupación por la poca seriedad de la empresas ejecutante y del MOP por hacer presión para el cumplimiento del plazo de ejecución impactará en los vecinos de Colonia Norte, Balsa Baker, Río Maitén e incluso de Río Nef, que utilizan la balsa como medio de transporte de sus insumos como pequeños productores”.

Finalmente, el dirigente vecinal Rodrigo Barros, señaló que las autoridades no les han dado más alternativas, como por ejemplo una conexión fluvial, un bote que ayude a cruzar y disminuir los tiempos de desplazamiento. “En algún momentos surgió como idea pero hemos confiado en las fechas de entrega que nos han dado. Pensábamos que para hoy ya iba a estar funcionando la balsa Baker. Se sigue postergando, estamos viendo que esta nueva fecha de llegada de cable es irreal. Quizá esto no tendrá una solución hasta la primavera de este año”.


Comparte nuestro contenido