Comparte nuestro contenido

La secretaria de Estado explicó que el proyecto “nos permitirá ingresar a más de 500.000 personas mayores nuevas y mejorar la situación de las pensiones de personas que se habían acogido al pilar solidario que ya habíamos mejorado de forma sustancial durante este gobierno”.

La ministra de Desarrollo Social y Familia, Karla Rubilar, de Hacienda Rodrigo Cerda y del Trabajo y Previsión Social, Patricio Melero, explicaron el detalle del proyecto de Ley de Pensión Garantizada Universal (PGU), anunciado por el Presidente de la República, Sebastián Piñera.

La titular de Desarrollo Social detalló que “lo que busca la Pensión Garantizada Universal es tener un piso mínimo de dignidad para las personas mayores. Después de haber dado toda una vida por este país, queremos entre todos poder asegurar que ninguna pensión va a estar bajo la línea de la pobreza. El proyecto nos permitirá ingresar a más de 500.000 personas mayores nuevas y mejorar la situación de las pensiones de personas que se habían acogido al pilar solidario que ya habíamos mejorado de forma sustancial durante este gobierno”.

En esa misma línea, la ministra Rubilar clarificó, mediante un ejemplo, que “hoy en día, una persona mayor de 65 años que decidió seguir trabajando y que gana el sueldo mínimo, no recibe ningún aporte del Estado. Con esta modificación a la ley, recibiría $185.000 líquidos adicionales por concepto de Pensión Garantizada Universal. Un segundo caso podría ser una persona de 65 años, también pero pensionada. Recibe una pensión autofinanciada de $200.000 y un sueldo mínimo de $276.000.  En este caso, con la Pensión de $185.000, sus ingresos mensuales llegarían a los $661.000 pesos líquidos”.

El ministro de Hacienda, en tanto, detalló que el costo en régimen será de US$ 3.200 millones, es decir, 1,0% del PIB. Y que se financiará con los fondos originalmente contemplados para la Ley Larga y la Ley Corta de Pensiones, y con la eliminación de exenciones tributarias. “Este proyecto viene a reemplazar los proyectos de ley larga y ley corta de pensiones, cuyo financiamiento ya estaba considerado en los presupuestos hacia adelante y va a ocuparse para financiar la mitad de esta nueva iniciativa. Además, vamos a insistir con la eliminación de exenciones tributarias, con lo que trataremos de recaudar medio punto del PIB adicional”, dijo Cerda.

La iniciativa crea una Pensión Garantizada Universal (PGU) de $185.000 que irá para todas las personas mayores de 65 que se encuentren dentro del 80% más vulnerable, estén pensionadas o trabajando, e independientemente de su ahorro previsional individual.

Este nuevo beneficio sustituirá a los actuales beneficios del Pilar Solidario, tanto a la Pensión Básica Solidaria como al Aporte Previsional Solidario de vejez.

Por su parte el Ministro del Trabajo, Patricio Melero explicó que la PGU está muy focalizada en la gran clase media chilena, en las mujeres, y pone un incentivo a ahorrar, contrariamente a lo que han sido los retiros de fondos de pensiones. “Esta propuesta va en la dirección contraria a lo que eran los retiros, porque los retiros lo que hacen es sacar dinero destinado a las pensiones. Esta reforma lo que hace es ingresar un aporte muy sustancial para que se sume a la pensión autofinanciada que las personas tienen, independiente si están o no jubilados; tiene un incentivo al momento de jubilarse, porque todo lo que se ahorre tradicionalmente se va a sumar a esta pensión garantizada», indicó.


Comparte nuestro contenido