Comparte nuestro contenido

Estudiantes y apoderados son los focos de este ciclo. Se proyectan nuevas charlas en otros colegios y liceos de la región.

Dar a conocer los derechos y garantías de los adolescentes en el proceso penal chileno, así como sus responsabilidades penales y eventuales sanciones, es el objetivo de un nuevo ciclo de charlas, esta vez en el Colegio Mater Dei de Coyhaique, a cargo de la Defensoría Regional de Aysén y de su defensor especializado, Israel Villavicencio.

El ciclo comenzó la semana pasada con los primeros medios y continuó este lunes con los segundos medios. Para el miércoles se considera un taller con las y los apoderados de los cursos de enseñanza media del establecimiento, para luego concluir el siguiente lunes con otro grupo de estudiantes.

Este tipo de charlas permiten explicar el sistema a las y los estudiantes, profesores, orientadoras y apoderados/as, apuntando a que los jóvenes mantengan conductas de autocuidado y conozcan los derechos que los asisten en materia penal. “En cada encuentro – comentó Israel Villavicencio – buscamos tocar los temas que ese grupo particular de estudiantes, más les interesa; abordar las situaciones que ellas y ellos viven a diario, resolver sus dudas y escuchar sus planteamientos, que son muy lúcidos y que reflejan una generación mucho más cuestionadora y analítica, lo que nos parece excelente (…) como adultos tenemos el deber de hacernos cargo de lo que las y los jóvenes nos señalan, otorgándoles la visibilidad que requieren y las herramientas necesarias para una adecuada toma de decisiones”.

El defensor especializado en materia adolescente explicó además que en cada charla se busca la reflexión de lo que significa para un adolescente pasar por el sistema penal en calidad de imputado “aun cuando las sanciones puedan parecer poco para un adulto, para un adolescente es un historia totalmente diferente y más aún cuando conlleva una privación de libertad, son situaciones que estigmatizan, que generan ansiedad y problemas en los hogares, por lo que siempre enfatizamos en que se cuiden y eviten verse involucrados en situaciones que puedan ser consideradas faltas o delitos, pero que si ello ocurre, nuestra institución siempre estará a su lado entregándoles defensa penal especializada y de alta calidad”.

CHARLAS EN ESTABLECIMIENTOS EDUCATIVOS

Además de este ciclo de charlas está en proyecto otras instancias de diálogo y entrega de información en otros establecimientos educativos de la región. Así lo informó Jorge Moraga, Defensor Regional de Aysén. “No ha sido fácil organizarse porque en la región sólo hay un defensor especializado en materia adolescente que es a quien corresponde entregar esta información, que además debe cumplir su rol de defensor; a ello se suma las restricciones de seguridad sanitaria, por lo que encontrar los tiempos adecuados ha sido un desafío. Sin embargo, estamos tratando de cumplir por orden de solicitud con los requerimientos que nos han hecho los establecimientos educativos”.

EXPECTATIVAS Y SISTEMA PENAL

Uno de los aspectos que destacó el Defensor Regional sobre la difusión de derechos y garantías de los adolescentes en establecimientos educativos es que, junto con valorar que los liceos busquen formas de que las y  los jóvenes accedan a información de calidad sobre los derechos que les asisten, es importante también que tanto los establecimientos como las familias comprendan que el sistema penal no tiene como objetivo la prevención de la violencia o de hechos delictivos, así el sistema penal no es la solución. “La legislación penal en materia adolescentes – explicó – busca enfrentar una situación en la que una persona, entre 14 y 17 años de edad, ha cometido una falta, delito o crimen; puede generar una sanción, pero principalmente busca reorientar a ese adolescente, “rescatarlo” de alguna manera y que, luego de un proceso pueda volver a reinsertarse en la sociedad”.

Jorge Moraga señaló que es comprensible la preocupación de los liceos, de las y los profesores y de las familias en torno a la violencia que actualmente se ve en algunos centros educativos, “pero esa situación se enfrenta con prevención, con una educación más colaborativa y menos competitiva, con construir comunidades educativas que se conozcan y se apoyen, en definitiva, con un complejo trabajo previo. Cuando llegamos con un caso de un adolescente al sistema penal es porque de alguna manera, algo hicimos mal con  ese adolescente y estamos en presencia de sus consecuencias”, señaló.


Comparte nuestro contenido