Comparte nuestro contenido

  • Un joven de 17 años intimidó a una trabajadora con un arma cortopunzante para sustraer algunas mercaderías.

Durante este fin de semana, detectives de la Brigada Investigadora de Robos (BIRO) Coyhaique de la PDI, en un trabajo coordinado con el Ministerio Público, detuvieron en situación de flagrancia a un adolescente de 17 años por el delito de robo con intimidación, hecho ocurrido la mañana del domingo 20 de marzo y que afectó a la trabajadora de un local comercial de Coyhaique. El fiscal de turno, Luis Contreras solicitó diligencias a la Brigada Investigadora de Robos de la PDI. 

Sobre los hechos, el subprefecto Víctor Toledo, jefe de la BIRO Coyhaique, indicó que “detectives de esta brigada especializada, durante la mañana del domingo y por instrucciones del Ministerio Público, concurrieron a un local comercial en la comuna de Coyhaique, lugar donde se entrevistó a la afectada de un delito de robo con intimidación, quien indicó que cerca del mediodía un sujeto desconocido que portaba un arma cortante la intimidó, sustrayendo algunas botellas de licor”.

Además, el subprefecto Toledo destacó que “a raíz de un trabajo de análisis criminal efectuado en el sitio de suceso, acompañado por peritos del Laboratorio de Criminalística Regional, es que a las pocas horas de cometido el delito se logró individualizar y posicionar al autor, logrando su detención”.

AUDIENCIA

El imputado en este delito, quien mantiene antecedentes policiales, fue puesto a disposición del Juzgado de Garantía de Coyhaique durante la mañana de este día lunes.

Al respecto, el fiscal Alex Olivero, comentó que hoy “se llevó a efecto la audiencia de control de la detención. La defensa alegó que ésta era ilegal pero el Tribunal no dio lugar y la declaró ajustada a Derecho”.

Posteriormente, agregó el fiscal Olivero, “se formalizó la investigación por el delito de robo con intimidación, se expusieron los antecedentes al Tribunal y se pidió la internación provisoria como medida cautelar del adolescente”. En este sentido, añadió el persecutor penal, “el Tribunal estimó que no estaba acreditada debidamente la intimidación cometida y no dio lugar a la medida cautelar, por lo cual se apeló verbalmente en la misma audiencia”. Ahora, el caso será analizado por la Ilustrísima Corte de Apelaciones de Coyhaique. 


Comparte nuestro contenido