Comparte nuestro contenido

Cada 18 de mayo el país, y en particular el Ejército, conmemora con solemnidad el “Día del Soldado Conscripto”, como una forma de reconocer y destacar la labor que realizan miles de jóvenes, hombres y mujeres, quienes cumplen con su Servicio Militar en las unidades desplegadas en todo Chile.

Es por lo anterior, que en esta fecha especial se realiza la tradicional entrega de armas,  emotiva ceremonia, que se llevó a cabo en el patio de honor del Campo Militar “Coyhaique”, tradición militar, en la cual los jóvenes quedan investidos oficialmente como soldados, asumiendo el compromiso de defensa de la patria, acto que se verá reforzado con el juramento a la bandera en el mes de julio.
 El solemne acto, fue presidido por el Delegado Presidencial de la Región de Aysén Subrogante, Samuel Navarro Castro junto al Comandante en Jefe de la IV División de Ejército, General de Brigada Luis Felipe Pérez Astorga, y contó con la asistencia de la Gobernadora Regional de Aysén, Andrea Macías Palma,  autoridades civiles, militares y familiares de los soldados conscriptos.

La actividad se inició con la alocución del Comandante del Destacamento Motorizado N°14 “Aysén”, Coronel Cristian Valenzuela Inostroza, destacando en sus palabras el sentido y la importancia de  esta ceremonia para los jóvenes conscriptos. Posteriormente el diacono de la zona de bienestar y el pastor evangélico, realizaron la bendición de las armas.

Una vez bendecidas las armas, vivieron momentos de gran emoción y orgullo  los jóvenes reclutas pertenecientes a  la Guarnición militar de Coyhaique y  del Regimiento N°8 “Chiloé”, quienes recibieron de  manos de sus padres, y familiares el arma que los acompañará en su vida militar, encuentro que fue sellado con lágrimas de alegría.

El General de Brigada Luis Felipe Pérez Astorga, les dedicó una palabras a los jóvenes y sus familias, señalando “Los felicito en el día del soldado conscripto, ustedes son la razón de ser de las dos grandes unidades que tenemos en la División, el Destacamento Motorizado N°14 “Aysén” y el Regimiento N°8 “Chiloé”. A los papas, familiares y amigos, les quiero agradecer que hayan entregado en nombre de la patria el arma con que la república convierte a estos jóvenes conscriptos en soldados, a partir de hoy son reconocidos como tales”.

Para finalizar, se entonó el himno del Ejército, cerrando la ceremonia con un desfile de honor  de los soldados conscriptos antes sus padres, autoridades e invitados especiales.


Comparte nuestro contenido