Comparte nuestro contenido

Carabineros de la Sección de Investigación Policial (S.I.P) de dotación de la Primera Comisaría de Coyhaique a cargo del servicio “navidad segura” logró la detención de una persona de 28 años de edad, tras ser sorprendido comercializando 22 unidades de fuegos artificiales en pleno centro de la ciudad capital de la región de Aysén.

   Según informó el Subcomisario de los Servicios 2 de esta Unidad, Capitán Luis Alvarado Pinto, la situación quedó al descubierto en horas de la tarde del martes, luego que el personal de civil mientras realizaba un patrullaje orientado a prevenir la ocurrencia de delitos y situaciones de flagrancia, se percató de la presencia de una persona que se encontraba comercializando estos elementos prohibidos, los cuales se encuentran sujetos a fiscalización por la Ley de Control de Armas y Explosivos.

   Los antecedentes del procedimiento fueron puestos en conocimiento de la Fiscalía, en tanto que el informe técnico sobre la materia está a cargo del Laboratorio de Criminalística de Carabineros (Labocar).

Apariencia inofensiva

   “Carabineros detuvo a esta persona y fue puesto a disposición del control de detención el día de hoy por infringir esta Ley de control de Armas y Explosivos 17.798. El mensaje es que estas sustancias pirotécnicas por más inofensivas que parezcan, están sujetas a esta normativa, lo cual busca que las personas no estén expuestas a adquirir este tipo de elementos prohibidos”, expresó el Oficial.

   “Son fuegos pirotécnicos de menor tamaño de apariencia muy inofensiva, pero que constituyen un peligro al momento de su manipulación y que están sujetos a la Ley de Control de Armas y se busca erradicar su comercio con tanta facilidad en forma ilegal en las ferias libres”, acotó.

   El Oficial instó a los padres a advertir a sus hijos sobre el peligro de este tipo de elementos, previniendo accidentes o hechos lamentables en estas festividades de año nuevo.

   Paralelamente, formuló un llamado a la comunidad a no adquirir y denunciar de manera reservada la venta de este producto, contribuyendo evitar que niños o espectadores resulten lesionados producto de su mala manipulación, permitiendo iniciar los procesos investigativos y derivar los antecedentes a los tribunales de justicia.

   La gran cantidad de menores quemados, mutilados e inclusive fallecidos motivó la prohibición del uso de fuegos artificiales en nuestro país, luego que la ley 19.680 que prohíbe su uso y la reforma a la ley 17.798 sobre control de armas y explosivos que se publicó en el Diario Oficial el 25 de mayo del año 2000 y que en la actualidad prohíbe su uso, venta, importación, tenencia y transporte.


Comparte nuestro contenido