Comparte nuestro contenido

Este lunes 14 de marzo fue el primer día de clases de los alumnos de la Escuela Rural Carretera Austral de Bahía Murta, quienes debieron postergar su inicio de clases por trabajos estructurales que se están ejecutando en el establecimiento. Ahora sus alumnos debieron ponerse el uniforme de igual manera que los estudiantes del resto de la comuna de Río Ibáñez a principios de marzo.

El inicio de clases desde la llegada del COVID-19 siempre es un desafío, sin embargo, los establecimientos educacionales de la comuna de Río Ibáñez buscan seguir fortaleciendo su malla escolar y la calidad de su infraestructura, adaptando paralelamente los protocolos sanitarios para hacer clases de forma segura.

Algunos de los proyectos y avances realizados para este inicio de clases 2022 son, por un lado, la ejecución del proyecto de Intervención de Mejoramiento Energético de la Infraestructura Escolar Pública en la Escuela Rural Carretera Austral de Bahía Murta, que busca entregar mejores condiciones estructurales a sus estudiantes. Su director Germán Haro, comenta que “sufrimos bastantes años por problemas de calefacción y lo que se está haciendo acá nos va a ayudar mucho, los apoderados quedaron muy tranquilos al ver los trabajos realizados y los alumnos llegaron muy contentos de volver a clases”.

Por otro lado, se creó un 7mo básico en la Escuela María Antonieta Parra Monsalve de Puerto Sánchez, permitiendo que los jóvenes puedan prolongar su estadía junto a sus familias, y se sigue trabajando en el fortalecimiento del Liceo Bicentenario Cerro Castillo con la implementación de un huerto, un invernadero y una sala para Técnico de Turismo (TP) “los alumnos no tenían una sala adecuada para trabajar sus materias y esta sala forma parte del resultado de un plan de fortalecimiento educativo del proyecto Liceo Bicentenario”.

Además, este año la comuna de Río Ibáñez aumentó su número docentes desde la educación parvularia hasta la enseñanza media, el alcalde de la Ilustre Municipalidad de Río Ibáñez, Marcelo Santana, afirma que “esperamos no solo ser aporte como municipio en materias de infraestructura, sino también ser un aporte desde el punto de vista pedagógico. Estamos convencidos que el proyecto comunal de educación favorece una educación con sello rural en los principales aspectos que desarrolla la comuna como lo es el turismo y las tradiciones de nuestra Patagonia”.

El trabajo para mejorar la calidad educativa en la comuna ha sido constante y colaborativa, y si bien algunas aulas iniciaron sus clases más tarde, los avances realizados en todos los liceos y escuelas tienen un objetivo en común, mejorar la calidad y entorno de enseñanza para los alumnos.


Comparte nuestro contenido