Comparte nuestro contenido

En una visita al Área Marina Costero Protegida de Múltiples Usos AMCP-MU “Tortel”, la Seremi del Medio Ambiente, Mónica Saldías, realizó un recorrido para destacar los objetos de conservación de la zona que se encuentra en proceso de concretar la elaboración de su plan de manejo, valorando en recorrido del patrimonio natural, cuyo paisaje en la zona de fiordos y canales interiores, es un objeto de protección en sí mismo “Estas áreas marinas son fundamentales ya que permiten el desarrollo económico de la comunidad, pero de la mano de un desarrollo sustentable. Hoy visitamos el área para conocer su expansión, y objetos de conservación que se encuentran en el plan de manejo que se ha estado trabajando en conjunto con actores relevantes de la comunidad y sobre el que seguimos trabajando para concretar este plan tan anhelado”

La región de Aysén ya cuenta con la declaratoria de dos áreas marinas, Pitipalena –Añihue y Tortel, que corresponden a porciones de agua y fondo marino, rocas, playas y terrenos de playa fiscales, flora y fauna, recursos históricos y culturales.​ Este tipo de área se usa a nivel mundial para conservar la biodiversidad, proteger las especies marinas en peligro, reducir los conflictos de uso, generar instancias de investigación y educación; y desarrollar actividades comerciales y recreativas.​

El área marina de Tortel se extiende por 6.700 kilómetros cuadrados, e incluye como objetos de conservación mamíferos marinos, aves marinas, peces,   ​biodiversidad Bentónica, procesos biológicos, ecosistemas asociados a fiordos con y sin influencia glaciar  ​y ecosistemas, entre los que destaca el paisaje natural

La encargada de la oficina de recursos naturales de la Seremi del Medio Ambiente, Carol Alvarado, reconoce la diferencia entre las áreas marinas, donde Pitipalena cuenta con una fauna muy visible y la riqueza de Tortel se encuentra en sus nutricias aguas que sirven de alimento esencial en la cadena trófica

“Acá tenemos ecosistemas asociados a la parte pelágica, a la parte marina, y también el paisaje es parte del objeto de conservación y los procesos biológicos, que son fundamentales en el desarrollo de la vida que uno debe conservar y monitorear”, explicó la profesional

Respecto del plan de manejo,  la Seremi explicó que tal como en Pitipalena- Añihue, se está realizando a través de un proceso participativo y comunitario que ha contado con el apoyo del Municipio de Tortel, las organizaciones y empresas turísticas locales, la escuela de kayak y el apoyo de la ONG Oceana. El plan de manejo es concebido como la hoja de ruta para la gestión integrada del área, utilizando los instrumentos de conservación disponibles en el ordenamiento jurídico.

Al respecto la profesional de la oficina de Recursos Naturales destacó la participación de los servicios públicos y de la comunidad local entre otros, aún en contexto de pandemia “Uno siempre quisiera mayor participación, el plan no termina con su aprobación, sino que continúa con la implementación, así que esperamos tener muchas más instancias  en lo que se viene para el próximo  año”

Por su parte, la empresaria turística local, encargada de guiar la navegación, María Paz Hargreaves destacó que “el componente comunitario es importante en el sentido de que nosotros somos los fiscalizadores también, entonces si nosotros queremos proteger esto, vamos a ser los responsables de que se mantenga así, porque hay parques y reservas que están en lugares sumamente aislados  y al final nosotros somos los ojos”.

El plan en construcción propondrá las acciones para los tres ejes fundamentales: fiscalización efectiva, monitoreo de los objetos de conservación con una mirada enfocada en el cambio climático y la promoción de actividades productivas acordes al objetivo del área protegida,  centrado en conservar  los ecosistemas, especies y el patrimonio cultural presente en el amplio territorio desde una gobernanza participativa.


Comparte nuestro contenido